Cuando se desafía y reta a la autoridad

Lic Zulma Castañeda
Antes de tener una mala expresión o reacción fuerte hacia el adulto con autoridad, recuerde que esto puede traerle consecuencias negativas. Nunca olvide las reglas de casa, esto le ayudará a evitar una discusión.
Una mirada desafiante y una respuesta retadora, sumado al poco interés por lo que le dijeron sus padres, son conductas a las que muchos muchachos acuden cuando de desafiar las reglas o normas establecidas en la casa.
Si bien la adolescencia es una de las etapas más difíciles, tanto para los padres como para usted, las malas actitudes pueden convertir su vida en un problema, ya que lo llevarán a tomar decisiones erradas en su desarrollo.
Actualmente la juventud se ha encargado más de desobedecer a sus progenitores, prestar menos atención a las órdenes de los adultos y llevar la contraria a lo que les dicen.
Los sicólogos aseguran que desde pequeños los niños tienen conductas desafiantes, las cuales deben ser manejadas adecuadamente por sus padres, esto evitará en un futuro los choques generacionales.
Sin importar los prejuicios sociales, la adolescencia es la oportunidad para que los jóvenes hagan uso de las pautas de crianza que desde pequeño les fueron inculcadas.
A pesar de que disfrute más el tiempo que pasa con sus amigos, saque momentos para vivir en familia, resuelva las malas situaciones con la ayuda de ellos, que son los mejores consejeros y siempre van a querer su bien.
La rebeldía y el desafiar las reglas y normas que le interpusieron en casa sólo lo llevarán a cometer errores, de los que podría arrepentirse en un futuro.
“La adolescencia es la edad de interpelar y querer poner las cosas de otra manera, esto hace parte de la estructura de su pensamiento y una visión diferente de la vida que se presenta”.

Compartir