La enfermedad cardiovascular en la mujer

La enfermedad cardiovascular en la mujer por Lic. Noelis Ruth Garcia

El Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) expone los aspectos más importantes a tener en cuenta para prevenir esta afección en el género femenino.
La enfermedad cardiovascular (CV) incluyendo el infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca y el accidente cerebro vascular, constituye la primera causa de muerte y discapacidad entre las mujeres. Sin embargo la mujer se preocupa habitualmente por realizar la consulta al ginecólogo, por su temor al cáncer ginecológico, a pesar que las estadísticas muestran que existen más muertes por causas cardiovasculares, que las ocurridas por cánceres totales, accidentes, o por enfermedades ginecológicas.

Considerables evidencias indican que las hormonas sexuales tienen influencia en la fisiopatología de las enfermedades cardiovasculares pero no son exclusivas. Existen condiciones vasculares únicas en la mujer para el riesgo cardiovascular (edad temprana de menopausia, diabetes gestacional, hipertensión durante el embarazo, síndrome de ovario poliquístico e hipoestrogenismo hipotalámico) y factores de disfunción vascular que son más frecuentes en la mujer que en hombre (migrañas, espasmo coronario, vasculitis o Fenómeno Raynaud).

La expectativa de vida de la mujer se ha prolongado y la edad promedio de la menopausia es alrededor de los 53 años, con lo cual el riesgo de enfermedad cardiovascular es mayor.
Asimismo luego de la menopausia la presencia de factores de riesgo como, el aumento del colesterol o triglicéridos favorece la formación de “depósitos de grasa” formando ateromas en las paredes de las arterias conduciendo a la enfermedad vascular.
Los principales factores de riesgo afectan tanto a hombres como a mujeres, Sin embargo, el impacto que éstos tienen puede ser diferente según el género. La diabetes por ejemplo cuadriplica el riesgo de infarto en las mujeres y lo duplica en los hombres.

Otro dato a destacar al momento del diagnóstico de la enfermedad cardiovascular, es que sólo una de cada tres mujeres tiene los síntomas típicos de dolor de pecho que tiene el hombre. Con lo cual un tercio de las mujeres presentan síntomas “atípicos” como: gran cansancio, falta de aire, palpitaciones o dolor de abdomen. Si bien estos síntomas no son exclusivos de la enfermedad coronaria, ante su presencia, se aconseja consultar al cardiólogo sin demorar.

¿Cómo podemos prevenir la enfermedad cardiovascular en la mujer?

Las enfermedades cardiovasculares son el principal problema de salud que afecta a las mujeres tanto por su frecuencia como por su gravedad. Por ello es importante generar conciencia de ello para poder tomar medidas preventivas.

Se aconseja que la mujer joven realice controles cardiológicos a partir de los 40 años, para identificar aquellos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular que se puedan controlar o modificar. Algunos no pueden modificarse como la edad, el sexo y los antecedentes familiares de enfermedad vascular. Pero la mayoría de los factores de riesgo sí pueden controlarse como la hipertensión arterial, el colesterol aumentado, la diabetes, el sedentarismo, el tabaquismo, la obesidad y el estrés.
El conocimiento de los mismos permite un control y disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿Qué controles debe realizar la mujer?

Es relevante realizar la consulta médica con un apropiado examen físico y un electrocardiograma. En algunos casos se requieren otros estudios como una prueba de esfuerzo, un Eco Doppler Cardíaco o de las arterias carótidas.
Las principales recomendaciones para una mujer son llevar una vida saludable que incluya una dieta con bajo contenido de sal (sodio), baja en grasas y poco alcohol. Realizar una actividad aérobica durante 30 minutos diarios (lo ideal), no fumar y consultar al médico, quien determinará el riesgo cardiovascular.

Luego, de acuerdo a esta evaluación, se definirán las conductas a seguir, si es necesario iniciará algún tratamiento con fármacos y se determinará la periodicidad del seguimiento.