Personalidad rencorosa

Rencor es el resentimiento que persiste en el tiempo. La persona que evidencia rencor hacia otra suele ser calificada como rencorosa.
Es posible asociar el rencor a un enojo que se mantiene a medida que pasa el tiempo. Al experimentar rencor, el sujeto aún no ha perdonado a aquel que le provocó el disgusto o la irritación. De este modo, cada vez que aparezca algo que lo lleve a pensar en la situación que motivó su enojo, sentirá rencor y actuará en consecuencia.
El rencor se considera que es un sentimiento poco saludable para quien lo siente en su interior, pues le puede llevar al odio, a querer vengarse y a hacer que toda su vida gire en torno a ese sentimiento. Por eso, se aconseja que lo que se debe hacer ante esa situación es intentar acabar con el mismo. ¿Cómo lograrlo? Poniendo en práctica una serie de consejos útiles como estos:
-Darse cuenta que teniendo rencor sólo se sufre y se está provocando un dolor a sí mismo.
-Hay que desahogarse, expresar ese sentimiento para poder “liberarse” de él. Y eso es algo que se puede hacer escribiéndolo, contándoselo a alguien con el que se tenga confianza o incluso acudiendo a una cita con el psicólogo.
-Es necesario que la persona que siente ese rencor decida ponerle punto y final al mismo, dándole la vuelta a la página, no volviendo a pensar en el pasado y sólo mirando hacia adelante.
-Es importante también que ese individuo tome conciencia de que tiene que ser “egoísta” y pensar en su bienestar, lo que le llevará a darse cuenta que lo que siente no le hace bien, todo lo contrario.
En ocasiones, el rencor desaparece en poco tiempo. Ese es el caso de un hombre que se enoja con un amigo porque éste se quedó con un puesto de trabajo al que él también aspiraba. Después de unos días de enojo y rencor, finalmente entiende que no se trató de una acción realizada en su contra y acepta la situación.
Otras veces, en cambio, el rencor permanece durante muchos años, incluso hasta la muerte.

Compartir