Pinceladas pueden dar pistas tempranas sobre el Alzheimer

 

Análisis de obras famosas

¿Los cuadros de los artistas plásticos pueden darnos pistas sobre sobre el desarrollo de la demencia y otras enfermedades cerebrales degenerativas? Así parece, según indica un análisis minucioso de pinceladas de pintores famosos que desarrollaron estos padecimientos.

El método matemático llamado “análisis fractal”, que consta en una forma de analizar patrones recurrentes que se dan tanto en las matemáticas como en la naturaleza, fue aplicado a las obras y un minucioso análisis de las pinceladas de pintores célebres. Los resultados revelaron cambios cerebrales que ocurrieron años antes de que cualquier síntoma se hiciera visible en los artistas.

Los árboles y las nubles son “fractales”, así como los patrones recurrentes de nuestras ondas cerebrales y los latidos del corazón. Lo mismo es aplicable a los brochazos de los pintores, que se pueden comparar con la caligrafía individual.

La psicóloga Alex Forsythe,  de la Universidad de Liverpool,  realizó un análisis fractal de más de 2.000 obras de siete artistas famosos, y encontró cambios diminutos en esos patrones.

“En los artistas que luego desarrollaron demencia o enfermedad de Parkinson, los patrones fractales empezaron a cambiar de forma inusual”, explicó  Forsythe en declaraciones que reproduce BBC Mundo a la par que agregó que encontró disminuciones en el contenido fractal de los cuadros “incluso 20 años antes de que fueran diagnosticados con un desorden neurológico”.

Un ejemplo es el del artista Willem de Kooning, quien fue diagnosticado con Alzheimer tras su muerte, en 1997. En su caso, los patrones de las pinceladas que se aprecian en sus obras tempranas son distintos a los de pinturas posteriores.

En artistas como Monet y Picasso, quienes murieron sin ninguna enfermedad neurológica conocida, estos patrones se mantuvieron constantes a lo largo de sus vidas.

La investigadora destacó que Picasso, quien cambiaba de estilo con tanta frecuencia en su carrera, mantenía constante su rango fractal.

Si bien el trabajo no ayudará a diagnosticar la demencia ni otras enfermedades similares, proporciona una perspectiva valiosa en los cambios que se producen en el cerebro años antes de la aparición de la enfermedad y podría brindar respuestas a los procesos escondidos que se dan detrás de estas devastadoras enfermedades.

Fuente

Compartir